Pronunciamiento

En defensa de más de 9 millones de puestos de trabajo de las micro y pequeñas empresas peruanas

17/01/2020

Frente a la decisión política de aumentar la Remuneración Mínima Vital (RMV), los gremios y asociaciones de la micro y pequeña empresa expresamos al Presidente de la República, Martín Vizcarra, lo siguiente:

1. La micro y pequeña empresa somos una fuerza que impulsa la economía nacional porque generamos más de 9 millones de puestos de trabajo en todo el país. Para continuar en este camino, es indispensable contar con un entorno que favorezca el crecimiento y la formalización de las empresas, así como también, un Estado promotor y aliado para lograr el desarrollo empresarial de las MYPES peruanas.

2. Un aumento de la RMV afectaría directamente a 1 millón 900 mil micro y pequeñas empresas peruanas formales que representamos el 99% del total de empresas registradas, que podrían verse obligadas a cerrar, despedir personal o retroceder hacia la informalidad.

3. Las MYPES requerimos de medidas extraordinarias que acompañen en la búsqueda de nuevos mercados, fomentar el crecimiento empresarial y la formalización. Una buena señal, por ejemplo sería la publicación del cronograma de convocatorias de Compras MYPERU para todo el 2020; con ello, lograremos incrementar los puestos de trabajo formales.

4. Hoy en día, una gran cantidad de MYPES se encuentran en modo de supervivencia. Según información proporcionada por los gremios MYMES en todo el país, el 49% de los entrevistados manifestó que trabaja por debajo del 50% de su capacidad instalada.

5. Asimismo, señalaron que se deben analizar otras medidas tales como mejorar la prestación de servicios públicos para reducir los costos en protección y seguridad, acceso a educación y salud pública de calidad, eliminar exceso de trámites y el pago de coimas, aspectos cruciales para el desarrollo exitoso de nuestros negocios.

6. El sector de las micro y pequeñas empresas no estamos en contra del derecho fundamental de todo trabajador a una remuneración justa. Por el contrario, nuestros trabajadores conocen de primera mano, todo el esfuerzo que significa para una MYPE llegar a fin del mes y tener que cumplir con todas las obligaciones de la formalidad, ya que muchas veces, nuestros colaboradores son nuestros hijos, sobrinos, familiares directos, por lo que no se busca reducir los derechos de nadie.

7. Invocamos al Gobierno que sea un aliado de las MYPES y nos acompañe con mecanismos para crear, formalizar y lograr el crecimiento empresarial, lo que generará más puestos de trabajo y mayores ingresos para las familias peruanas.

Lima, 17 de enero del 2020